Blog

Datos

Guillermo Ballenato en su libro “Comunicación eficaz” plantea que si una comunicación falla y un mensaje no es interpretado adecuadamente ¿se podría afirmar que es responsabilidad del emisor? y también se pregunta ¿le corresponde al emisor la función de controlar las variables precisas para que el mensaje llegue de modo adecuado?

La respuesta que brinda es sencilla, la mayor parte de la comunicación recae sobre quien emite un mensaje y subraya que quien lo realiza debe esforzarse por conocer a su interlocutor, captar su atención, saber adaptar sus mensajes, buscar el momento adecuado, asegurarse y garantizar que su mensaje ha sido interpretado correctamente.

Ante dichas circunstancias, en la actualidad una empresa, organización o persona, debe analizar cuáles son los canales correctos para dirigir su comunicación hacia sus principales audiencias y debe analizar cuál es el mejor costo-beneficio para magnificar dicha comunicación, pero con su debido enfoque.

Los mensajes empresariales ya no sólo son leídos en pautas publicitarias, también se tiene que pensar que existe un público diferente, que procura informarse y que no sólo recibe datos desde una perspectiva, sino que busca las opiniones de otros consumidores para llegar a generar un criterio. La lealtad se basa en la calidad del producto, pero también en la atención que brinda quien lo produce.

Joaquín Sánchez coautor del libro “Nuevas tendencias en Comunicación” advierte que la eficacia de la comunicación radica en localizar a un público que mira al mismo tiempo diversos medios, pues el reto de las empresas, advierte, es mantener una conversación constante para resultar atractivas con cada contacto con las audiencias.

La comunicación de 360º

Si bien la Comunicación de 360º es una técnica, sus herramientas son totalmente diferentes una de otra, pues ésta abarca desde la difusión tradicional hasta el uso de nuevas tecnologías que incluyen ya a las redes sociales y su modo de interacción con los consumidores.

La comunicación en 360º es una estrategia basada en el constante diálogo de las organizaciones, las cuales asumen un rol comunicador para generar conversaciones al movilizar información con los públicos con los que se relaciona la empresa: empleados, clientes, proveedores, accionistas, medios de comunicación, sindicatos.

Sin embargo, se debe definir de manera estratégica qué se dirá y cómo se dirán los mensajes que se desarrollarán en un sistema de 360º, pues no todos los consumidores son iguales y mucho menos la forma que ahora ellos deciden recibir los mensajes.

Los principales criterios que pueden administrarse en una comunicación 360º son:

Informar: Dar a conocer, socializar, entregar información, difundir un discurso, crear conciencia, generar redes de información, etc.

Posicionar: Instalar, diferenciar, proyectar una imagen corporativa, destacar, sumar valor a una imagen, etc.

Persuadir: Generar una acción, vender, educar, lograr el aprendizaje de una conducta, innovación y hábito, obtener votos, lograr un cambio.

Compartir: Sentimientos y sensibilidades, estados de ánimo, lazos afectivos, unir a través de las emociones, mantener afectos.

Construir comunidad: Crear puentes, establecer relaciones de convivencia, resolver conflictos, generar lazos, negociación y búsqueda de acuerdos con base en intereses comunes.

Fuente: Endomarketing y construcción de diálogo

Crisis Mediática

Prepárese, cuente hasta 10 y siga estos 4 esenciales tips ante la crisis.

1. Investiga, investiga, investiga… antes de tomar cualquier acción considere: ¿Lo que se dice de usted o de su empresa es 100 por ciento verdadero? ¿Lo ha confirmado con todas las fuentes posibles?, ¿no ha quedado ni un solo cabo suelto?

No tiene idea de cuántas de las crisis informativas que les ocurren a las compañías son producto de rumores, falsas alarmas, o simplemente acusaciones sin fundamento de actores que buscan algún beneficio.

2. Transparencia, base de la credibilidad, de la legitimación y reputación. Mostrar la disposición de informar, de abrir las puertas es la mejor actitud. Aunque el mensaje sea mantenernos ecuánimes, con el sólo hecho de tomar la llamada, o de mostrar apertura empezaremos a retomar las riendas del barco.

3. Construye con la mente antes y luego con el corazón. Mensajes más racionales ante problemáticas serias (cifras, datos duros, antecedentes sustentados bajo términos imparciales) y después, los mensajes con una connotación positiva, no de ataque o temor.

4. Que todos apoyen. Hacer partícipes a los colaboradores de la empresa en la resolución del conflicto es un buen consejo que utilizan muchas de las firmas más innovadoras en la actualidad. Vivimos en un mundo cada vez más horizontal donde las jerarquías no significan poder, y en donde los individuos buscan expresar sus ideas bajo iguales.

 

Imagen Pública

Todas aquellas percepciones y juicios de valor, buenos o malos, que se generan alrededor de una persona u organización, forman parte de su imagen.

En este orden, podemos definir a la imagen pública como aquella que se forma por la “percepción individual compartida” en cierto grupo o sector.

Pero se ha preguntado: ¿Qué quiere que se perciba de usted? ¿Cómo pretende que lo vean? ¿Proyecta lo que realmente busca que miren?

Por naturaleza humana, al captar la imagen de alguien o algo, lo primero que registramos es la apariencia externa. Inmediatamente nuestro cerebro capta las expresiones verbales y no verbales que traerán consigo aceptación o rechazo de nuestro público objetivo.

A través del comportamiento, es decir, todas y cada una de las acciones de la persona u organización, se genera la reputación. Así, todos los días construimos o modificamos nuestra imagen, y cada acción que realicemos influirá negativa o positivamente en nuestra audiencia, clientes o personas.

Si bien una reputación favorable nos evitará dolores de cabeza, tener una imagen pública positiva dará un valor agregado a la persona o institución a la que se dirija y esto, a su vez, coadyuvará a posicionarse ante otras personas o empresas.

 

Coherencia

Construir una imagen favorable no es sencillo, es una tarea que lleva tiempo y requiere de coherencia.

Debemos estar conscientes que no sólo comunicamos con palabras, así que nuestras acciones deben ir de la mano con lo que decimos para mantener nuestra credibilidad. Una pequeña acción o declaración, por insignificante que parezca, puede comprometernos.

La vida acelerada que tenemos nos obliga a mantenernos al minuto de lo que sucede en nuestro entorno. El consumo de contenidos informativos está evolucionando, e Internet ha cobrado una importante relevancia en la vida de las personas, convirtiéndose en una herramienta que permite la inmediatez de las noticias.

Actualmente, con los canales digitales (Facebook y Twitter como ejemplo) es muy fácil que se conozca “lo que se dice” sobre algún personaje o institución de forma instantánea, por lo tanto, una reputación que tomó años construir, con una errónea declaración o un mensaje mal escrito, ésta puede desplomarse en segundos.

Una imagen negativa se puede cambiar, pero requiere de mayor tiempo, dinero y esfuerzo. Construir una percepción positiva ante nuestros públicos objetivo, requiere de muchos elementos que, perfectamente coordinados, pueden apoyar a la estrategia financiera de las empresas o personas, sin dejar a un lado las estrategias que nos ayudarán a prevenir una crisis o en su caso saber cómo afrontar un evento adverso.

 

Medios también son empresas

Pudimos notar que perciben que en el país existe una “prensa amarillista”, y que a pesar de contar con información positiva para la sociedad, las noticias destacan el aspecto “negativo”.

Después de dicha conversación, revisé las versiones digitales de los diarios El País (España), The New York Times (EUA) y La Nación (Chile).

A pesar que a los dos primeros periódicos los sigo con regularidad, ese día los consulté con particular interés. Al compararlos con algunos medios mexicanos no encontré una diferencia importante en el modo de enfocar la noticia, redactar un titular y el espacio que otorgan a la información.

La mayor parte de sus notas, las que ocupaban los espacios principales en ese momento, abordaban conflictos regionales y su impacto mundial, problemas económicos, sociales o hasta conspiraciones políticas que bien podrían novelarse.

En donde existe una diferencia notable es en el tiraje. The New York Times por ejemplo, publica casi 1 millón 300 mil ejemplares en su edición dominical, lo cual contrasta con los menos de 150 mil ejemplares que componen el tiraje del diario Reforma en domingo. Además NYTimes escribe más de 500 artículos diariamente y recibe más de 9 millones de visitas en su sitio de internet por día, algo que no tiene nivel de comparación con algún medio nacional.

Claro que la realidad mexicana, su población, sus hábitos de lectura y su nivel educativo son muy diferentes a los de Estados Unidos, y en nuestro país vecino hay una competencia mucho mayor que en México en el sector de medios.

En conclusión la noticia es la misma para El País, The New York Times, La Nación o Reforma, lo que llama la atención es la percepción que la audiencia tiene de los medios de nuestro país. Si bien cada uno tiene una línea editorial determinada, vale la pena recordar que los medios son empresas y como tal deber cuidar su imagen y reputación.

 

Crisis

La prevención es el área de oportunidad más importante de las empresas. Diferentes encuestas realizadas a directivos y dueños de compañías han concluido que el 20% de ellos no ven necesario tener un área de comunicación que se encargue de desarrollar programas de prevención de crisis mediáticas, porcentaje que aumenta de manera drástica si los directivos no han vivido una situación de este tipo.

Tristemente, no todos los líderes de las empresas han logrado visualizar cómo la percepción o imagen de su firma puede ser un punto focal en la resolución de problemas. Este hecho refleja no sólo una falta de visión, además refuerza el falso mito de que la comunicación no es la vía que nos ayudará a sensibilizar a nuestro público objetivo.

Pero, ¿cómo se hace un Plan de Prevención?

De entrada, un Plan de Prevención no lo debe hacer el área de Marketing, de Finanzas, o Recursos Humanos. Para ello están los expertos en Comunicación y sus apoyos externos, las agencias de Relaciones Públicas.

¿Exactamente qué hacen?

Construyen un capital de comunicación de la empresa, es decir, un Plan de Comunicación que se alimenta día a día, con acercamientos estratégicos en prensa; alineación de mensajes; análisis hemerográficos; mapas de públicos en redes sociales; auditorías de percepción en prensa o con prensa; capacitaciones intensivas a voceros, entre otras herramientas útiles para conocer los comportamientos, posturas o reacciones de los públicos que son de interés previo a la crisis; pero sobre todo, indispensables para minimizar su impacto.

Aunque muchos directores todavía no son conscientes de dicha necesidad, disponer de una respuesta planificada y organizada con antelación,
sin duda sería la diferencia en el tratamiento de una crisis y con ello el perderlo todo, o saber aprovechar el momento para crecer.

Bajo esta perspectiva la primera recomendación para un dueño, empresario o directivo de una empresa es: construya y fortalezca un área de comunicación y desarrolle programas de prevención.

Nadie está a salvo de una crisis mediática, mucho menos ahora, con las ventajas abiertas de las redes sociales, y el poder del pro-consumidor, recuerde que más vale prevenir que lamentar.

Identidad Gráfica

El Flat design, o diseño plano, es una tendencia que se ha expandido a pasos agigantados dentro del mundo del diseño gráfico y particularmente en el diseño web, se caracteriza principalmente por su simplicidad y funcionalidad, además de ofrecer un aspecto limpio, estético y agradable.

Se basa en el uso de un número reducido de elementos decorativos, además de utilizar colores sólidos o planos de alto contraste (flat color), evitando los degradados, sombreados u otro tipo de efectos, quizá esto como respuesta a la popularidad de Photoshop y otros programas de diseño, que hizo que hoy se asocie el excesivo uso de filtros y efectos con un diseño aficionado y poco profesional.

La simplicidad que caracteriza al Flat Design tiene sus cimientos en el diseño minimalista, popularizado en los años sesenta y retomado con mayor fuerza en la última década, así como en los principios de la Bauhaus: “Menos es más”.

 

Otra de las principales características de esta tendencia es su funcionalidad, el Flat Design en el diseño web colabora en la creación de sitios fácilmente navegables y depurados, jerarquizando el contenido de mejor manera y haciéndolo más “responsivo”, es decir, más amigable y más fácil de visualizar en distintos dispositivos pero sin dejar de lado el aspecto visual (Look & Feel)

 

 

Una de las ventajas de la tendencia flat es su sencillez en la ejecución, aunque esa sencillez no siempre se traduce en facilidad o rapidez, muchas veces resulta más complejo conceptualizar un diseño simple que uno ostentoso, requiere un grado más alto de creatividad quitar elementos que agregar nuevos.

En cualquier caso, todas las tendencias o estilos están sujetos a continua revisión y cambio por lo que posiblemente a la postre el Flat Design derivará en algo nuevo.

Fuentes:

<a href=”http://www.nubelo.com/”>www.nubelo.com</a>

<a href=”http://www.intacto.com/”>www.intacto.com </a>

Aunque no te pagaran

Tener un trabajo que te gusta y pensar que lo realizarías aunque no te pagaran es algo de lo que pocas personas se pueden jactar, pero si además puedes recibir un buen salario suena a algo que a cualquiera le gustaría.

La realidad, según el estudio de “State of the Global Workplace” de Gallup 2013, es que sólo 2 de cada 10 mexicanos se encuentran satisfechos con su trabajo y el mismo estudio advierte que en términos de salario un joven mexicano percibe alrededor de 10 mil pesos mensuales, lo cual nos lleva a preguntarnos: ¿qué podemos hacer para ganar más?

Si bien la respuesta común sería tener más de un trabajo, abrir un negocio en el tiempo libre o incluso vender productos de catálogo de alguna compañía multinivel, la realidad es que estas soluciones nos distraen de nuestra actividad principal y por consecuencia nos resta eficiencia laboral. No significa que seamos conformistas sino todo contrario, que seamos creativos.

¿A qué nos referimos con ser creativos? Si hacemos lo que nos gusta, seguramente podemos encontrar oportunidades para generar beneficios tanto para la empresa como para nosotros mediante el ahorro de gastos, incrementar la eficiencia o bien, generar mayores ingresos para la compañía. Y si generamos estas oportunidades, ningún jefe sensato nos negará un porcentaje de dichos beneficios.

Lo anterior no sólo nos brindará más ingresos, también nos permitirá obtener una posición ante nuestros jefes y empleadores.

Uno de los problemas de la empresa tradicional es no tener esquemas de incentivos por resultados, pues al haber personas que se esfuerzan mucho difícilmente se les llega a reconocer o bien el enfoque no es el correcto, pues lo que para unos puede ser un gran esfuerzo para otros pudiera no ser valorado.

Un ejemplo claro es cuando se cree que al permanecer muchas horas en la oficina deberíamos obtener un bono, pero en realidad lo que puede pensar el empleador es que somos ineficientes, pues él opinaría que se ocupan demasiadas horas para realizar cierta actividad cuando ésta puede efectuarse en menos tiempo.

Si trabajamos enfocados al logro de objetivos y a generar ganancias para la empresa podremos maximizar nuestros ingresos, reducir nuestro tiempo en la oficina y por ende incrementar nuestra calidad de vida.

El estudio referido indica que en promedio una persona trabaja 90 mil horas a lo largo de su vida, por lo que podríamos considerar que lo óptimo es disfrutar lo que hacemos y si se lleva a cabo de la mejor manera posible seguramente rendirá frutos.

 

RP 2.0

Esta tendencia nos lleva a preguntarnos: ¿Cómo se transformarán las Relaciones Públicas, en este mundo que gira alrededor de una sociedad cada día más ligada a la corriente 2.0?

Sin duda, el cuestionamiento nos obliga a abordar un viaje sin retorno que estará acompañado de nuevas tecnologías, mismas que facilitarán el desarrollo de esta labor que se encarga de crear vínculos que comuniquen de manera eficiente los mensajes para distintos públicos.

Pero más allá de utilizar gadgets y aparatos inteligentes, se trata de identificar la manera en la que las nuevas tribus urbanas (geeks, wikis, etc.) buscan información, y así poder encontrar la manera de vincular nuestro mensaje o producto con ellos.

La Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), revela que nueve de cada 10 internautas acceden a alguna Red Social y que la mayor parte de ellos (64%), utiliza la web para buscar información. Así, este segmento de la población se convierte en nuestro principal objetivo en un mar lleno de datos, donde el mensaje presentado será el incentivo para captar su atención.

Aquí es donde aparece uno de los puntos clave que tienen las Relaciones Públicas 2.0; y se trata de generar mensajes originales enfocados a cada una de las plataformas existentes en el mundo digital.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, pues en el camino hay retos que nos llevan a trabajar con inmediatez ante un público siempre presente en la web, que funge como juez de nuestro mensaje y que puede ser aplaudido o destrozado, lo que podría originar una crisis interna que el RP 2.0 deberá resolver lo antes posible.

Pero también es vital ser conscientes que en Internet existe un lado obscuro en el que se construyen o difunden mensajes sin sustento que pueden representar una verdadera amenaza contra la reputación de las empresas e instituciones.

En ese lado obscuro se pueden encontrar redes que podrían mostrarse como un foco rojo, mismas que pueden ser aprovechadas como canales de consulta para ayudar a identificar los diversos enfoques de los usuarios y lo que requieren.

Sin duda, existen muchos espacios por atender pero ninguno al que un RP 2.0 no pueda llegar mediante un trabajo eficaz, y será su propia evolución la que indique la pauta para el desarrollo y el nuevo formato de las Relaciones Públicas.

Academy Awards

Si bien la aparición de las redes sociales en los premios de la Academia inició en el 2011, en esta ocasión la apuesta por incorporarlas fue notablemente mayor, y por primera vez se transmitió también vía streaming, con el fin de captar más rating, aunque aún hubo algunas restricciones.

La respuesta fue positiva, tan sólo hay que ver las cifras en las redes sociales: en Twitter se postearon alrededor de 15 millones de mensajes durante la transmisión, mientras que en Facebook 11 millones de personas realizaron 25 millones de interacciones sobre el evento.

Reflexionemos lo siguiente. Hace algunos ayeres nadie se hubiera podido imaginar que la conductora de una gala de este nivel apareciera en el escenario con su teléfono celular.

Claro, en este momento ¿quién podría verlo extraño? Si cada vez son más los que sufren de “nomofobia”, esa ansiedad o miedo irracional al no traer el celular.

Lo que la presentadora Ellen DeGeneres logró fue muy significativo. Independientemente de la estrategia para promocionar la marca del celular, a través del smartphone estaba tuiteando en vivo, posteando fotos en directo, y explotando el término de moda: el “selfie”.

¿Qué logró? Una ávida interacción de la audiencia, que se colapsara Twitter por unos momentos, y se rompiera el récord de la imagen más compartida en esa red.

Hasta ese día, la foto de Barack Obama abrazando a su esposa cuando asumió su segundo mandato como presidente de Estados Unidos era la imagen más compartida, con casi 800 mil retuits.

El buen uso de las redes sociales permite hasta lo imaginable. Sin un peso invertido, sin mayor esfuerzo de DeGeneres más que el invitar a un puñado de afamados actores a tomarse con ella una “selfie”, la foto dio, y sigue dando, la vuelta al mundo.

La presentadora escribió en Twitter “Si el brazo de Bradley fuera más largo. La mejor foto #oscars”. Y así fue, una imagen que no fue tomada por un fotógrafo profesional, ni por un periodista gráfico, ni con la mejor resolución, ya ha sido compartida alrededor de 3 millones de veces.

 

 

Twitter Academy Awards

La segunda pantalla llegó para quedarse

La manera en la que se veía este tipo de shows televisivos está cambiando con el uso de la “second screen”. Ésta es la acción de una persona que, mientras ve la televisión, pone su atención de manera simultánea en otros dispositivos electrónicos, como el smartphone, computadora o Tablet, e inicia una interacción con lo que observa.

Durante la entrega de la estatuilla para reconocer a lo mejor del cine, ¿cuántos no hicieron eso? ¿Cuántos no se remitieron al timeline del Twitter de la presentadora para saber si de verdad estaba compartiendo las fotos que tomaba en el escenario? Fueron miles los que miraban el programa y comentaban, retuiteaban o daban “like” al respecto.

Eso, es la segunda pantalla. Y está encaminada a lograr que la relación entre espectador y la televisión sea más interactiva, hiperconectada y social.

A últimas fechas se ha reconocido más claramente el potencial que tiene para incrementar el “engagement” del consumidor con la experiencia de ver televisión.

De acuerdo con el estudio “TV of the future” realizado por GfK, 56 por ciento de los mexicanos considera que comentar vía online programas, durante su transmisión, enriquece su experiencia.

El mismo estudio señala que un 24 por ciento de los televidentes mexicanos tuitea sobre programas y/o películas de TV, 36 por ciento busca hashtags relacionados con lo que observando como televidente, y un 29 por ciento da seguimiento a las conversaciones que tienen otras personas en Twitter sobre el tema.

De este modo a la 86ª entrega del Oscar “le funcionó” buscar recursos para penetrar en las redes sociales.

Las cifras preliminares de Nielsen, indican que se rompió récord en cuestión de rating, reportando el mejor en la última década, al tener un promedio de 12.9 puntos, en adultos de 18 a 49 años, y alcanzando una audiencia de 43 millones de televidentes.

Así los números, así los Premios Oscar en la era de las redes sociales.

Predicciones

2015 no será la excepción y 11 Directivos Ejecutivos de Social Media dan sus predicciones sobre la materia como lo recopila PeopleBrowsr en la siguiente infografía.

Una de las predicciones que más congruencia tiene con respecto a lo visto en este 2014 es la de Michael Q. Todd, de Abundance Marketing, que menciona “La futura prueba de los negocios en 2015 será que las empresas tendrán que convertir a sus clientes y personal más a lo social e incentivarlos por hacerlo”, lo que tiene perfecta concordancia con lo mencionado por Russ Turner, CEO de Make a Difference Consulting, el cual señala “Veo un aumento en los CEO’s de tomar al toro por los cuernos en los medios de comunicación social, liderando desde el frente para ser la cara de sus organizaciones ¿Por qué? más de lo que compañías o logotipos hagan finalmente está estableciendo que ‘La gente sigue a gente'”.