Cómo invertir en la motivación de los empleados

Cómo invertir en la motivación de los empleados

0 Comments
Compartir el Conocimiento

Así, el 24% de los empleados a nivel mundial están desmotivados, según el estudio de “State of the Global Workplace” de Gallup 2013 aplicado en 142 países. Lo anterior se deriva a la falta de motivadores extrínsecos (como el reconocimiento de un superior ante una cualidad) enfocados en el desarrollo humano y profesional de los colaboradores.

Esto es causado porque aún no se da el énfasis necesario a la parte humana de la organización, pues se piensa que la inversión en el recurso humano no siempre es bien retribuida; lo que provoca caer en una falta de productividad, ya que en cualquier tipo de empresa, de productos o servicios, las personas siempre serán la base más sólida.

La motivación no siempre se fundamenta en el dinero, pues sólo funciona a corto plazo, diversos especialistas coinciden en esta teoría, entre ellos Bob Nelson, que señala que los “motivadores no económicos brindan rendimiento y productividad a largo plazo”.

En este contexto, es necesario resaltar que en una compañía donde se carece de efectividad y eficiencia en la entrega de resultados la solución podría ser:

• Salir antes de la hora establecida si la entrega de resultados está en tiempo y forma.
• Crear una cultura en el trabajador para que respete su hora de salida (no quedarse más de lo indicado).

El objetivo es que el colaborador cumpla con sus entregas, y el tiempo invertido durante su jornada laboral sea totalmente productivo y reducir los porcentajes de tiempo perdido.
Las empresas que establecen direcciones más flexibles de trabajo y abandonan los esquemas tradicionales, tienen mayor probabilidad de crecimiento y competitividad.

Los motivadores que enriquecen al colaborador, no siempre son los económicos ya que muchas veces, el agradecer personalmente sus logros pública y personalmente, satisfacen moralmente al trabajador, lo cual conlleva a que el empleado sienta reconocimiento por su labor comprometiéndolo a que continúe por el mismo eje.

Una organización con empleados motivados puede aumentar su productividad hasta un 30%, y como resultado de ello su rentabilidad.

 

Algunas prácticas que se pueden utilizar para reforzar la motivación dentro del personal son:

• Inculcar una misión inspiradora.
• Enfocarse en los empleados.
• Empatar perfiles de puesto.
• Establecer un plan de desarrollo profesional
• Promover la retroalimentación hacia sus superiores.
• Promover el trabajo en equipo.

Las empresas que fomenten estas prácticas estratégicamente en su recurso humano y den énfasis al bienestar de los empleados, reducirán el porcentaje de rotación, los gastos de capacitación, y sobre todo se creará lealtad y dedicación hacia la organización.