Y tú ¿trabajarías aunque no te pagaran?

“Mi padre siempre me decía: encuentra un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar un solo día de tu vida”: Jim Fox

0 Comments
Aunque no te pagaran

Tener un trabajo que te gusta y pensar que lo realizarías aunque no te pagaran es algo de lo que pocas personas se pueden jactar, pero si además puedes recibir un buen salario suena a algo que a cualquiera le gustaría.

La realidad, según el estudio de “State of the Global Workplace” de Gallup 2013, es que sólo 2 de cada 10 mexicanos se encuentran satisfechos con su trabajo y el mismo estudio advierte que en términos de salario un joven mexicano percibe alrededor de 10 mil pesos mensuales, lo cual nos lleva a preguntarnos: ¿qué podemos hacer para ganar más?

Si bien la respuesta común sería tener más de un trabajo, abrir un negocio en el tiempo libre o incluso vender productos de catálogo de alguna compañía multinivel, la realidad es que estas soluciones nos distraen de nuestra actividad principal y por consecuencia nos resta eficiencia laboral. No significa que seamos conformistas sino todo contrario, que seamos creativos.

¿A qué nos referimos con ser creativos? Si hacemos lo que nos gusta, seguramente podemos encontrar oportunidades para generar beneficios tanto para la empresa como para nosotros mediante el ahorro de gastos, incrementar la eficiencia o bien, generar mayores ingresos para la compañía. Y si generamos estas oportunidades, ningún jefe sensato nos negará un porcentaje de dichos beneficios.

Lo anterior no sólo nos brindará más ingresos, también nos permitirá obtener una posición ante nuestros jefes y empleadores.

Uno de los problemas de la empresa tradicional es no tener esquemas de incentivos por resultados, pues al haber personas que se esfuerzan mucho difícilmente se les llega a reconocer o bien el enfoque no es el correcto, pues lo que para unos puede ser un gran esfuerzo para otros pudiera no ser valorado.

Un ejemplo claro es cuando se cree que al permanecer muchas horas en la oficina deberíamos obtener un bono, pero en realidad lo que puede pensar el empleador es que somos ineficientes, pues él opinaría que se ocupan demasiadas horas para realizar cierta actividad cuando ésta puede efectuarse en menos tiempo.

Si trabajamos enfocados al logro de objetivos y a generar ganancias para la empresa podremos maximizar nuestros ingresos, reducir nuestro tiempo en la oficina y por ende incrementar nuestra calidad de vida.

El estudio referido indica que en promedio una persona trabaja 90 mil horas a lo largo de su vida, por lo que podríamos considerar que lo óptimo es disfrutar lo que hacemos y si se lleva a cabo de la mejor manera posible seguramente rendirá frutos.