Los retos de las Relaciones Públicas 2.0

Tan sólo en el 2013 la penetración de Internet aumentó 13% con respecto al año anterior y los medios de comunicación comenzaron a migrar a los formatos digitales.

0 Comments

Esta tendencia nos lleva a preguntarnos: ¿Cómo se transformarán las Relaciones Públicas, en este mundo que gira alrededor de una sociedad cada día más ligada a la corriente 2.0?

Sin duda, el cuestionamiento nos obliga a abordar un viaje sin retorno que estará acompañado de nuevas tecnologías, mismas que facilitarán el desarrollo de esta labor que se encarga de crear vínculos que comuniquen de manera eficiente los mensajes para distintos públicos.

Pero más allá de utilizar gadgets y aparatos inteligentes, se trata de identificar la manera en la que las nuevas tribus urbanas (geeks, wikis, etc.) buscan información, y así poder encontrar la manera de vincular nuestro mensaje o producto con ellos.

La Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), revela que nueve de cada 10 internautas acceden a alguna Red Social y que la mayor parte de ellos (64%), utiliza la web para buscar información. Así, este segmento de la población se convierte en nuestro principal objetivo en un mar lleno de datos, donde el mensaje presentado será el incentivo para captar su atención.

Aquí es donde aparece uno de los puntos clave que tienen las Relaciones Públicas 2.0; y se trata de generar mensajes originales enfocados a cada una de las plataformas existentes en el mundo digital.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, pues en el camino hay retos que nos llevan a trabajar con inmediatez ante un público siempre presente en la web, que funge como juez de nuestro mensaje y que puede ser aplaudido o destrozado, lo que podría originar una crisis interna que el RP 2.0 deberá resolver lo antes posible.

Pero también es vital ser conscientes que en Internet existe un lado obscuro en el que se construyen o difunden mensajes sin sustento que pueden representar una verdadera amenaza contra la reputación de las empresas e instituciones.

En ese lado obscuro se pueden encontrar redes que podrían mostrarse como un foco rojo, mismas que pueden ser aprovechadas como canales de consulta para ayudar a identificar los diversos enfoques de los usuarios y lo que requieren.

Sin duda, existen muchos espacios por atender pero ninguno al que un RP 2.0 no pueda llegar mediante un trabajo eficaz, y será su propia evolución la que indique la pauta para el desarrollo y el nuevo formato de las Relaciones Públicas.