¿Es importante la imagen pública?

Sí. Nos referiremos a imagen como algo puramente estético, pero no superficial.

0 Comments
Imagen Pública

Todas aquellas percepciones y juicios de valor, buenos o malos, que se generan alrededor de una persona u organización, forman parte de su imagen.

En este orden, podemos definir a la imagen pública como aquella que se forma por la “percepción individual compartida” en cierto grupo o sector.

Pero se ha preguntado: ¿Qué quiere que se perciba de usted? ¿Cómo pretende que lo vean? ¿Proyecta lo que realmente busca que miren?

Por naturaleza humana, al captar la imagen de alguien o algo, lo primero que registramos es la apariencia externa. Inmediatamente nuestro cerebro capta las expresiones verbales y no verbales que traerán consigo aceptación o rechazo de nuestro público objetivo.

A través del comportamiento, es decir, todas y cada una de las acciones de la persona u organización, se genera la reputación. Así, todos los días construimos o modificamos nuestra imagen, y cada acción que realicemos influirá negativa o positivamente en nuestra audiencia, clientes o personas.

Si bien una reputación favorable nos evitará dolores de cabeza, tener una imagen pública positiva dará un valor agregado a la persona o institución a la que se dirija y esto, a su vez, coadyuvará a posicionarse ante otras personas o empresas.

 

Coherencia

Construir una imagen favorable no es sencillo, es una tarea que lleva tiempo y requiere de coherencia.

Debemos estar conscientes que no sólo comunicamos con palabras, así que nuestras acciones deben ir de la mano con lo que decimos para mantener nuestra credibilidad. Una pequeña acción o declaración, por insignificante que parezca, puede comprometernos.

La vida acelerada que tenemos nos obliga a mantenernos al minuto de lo que sucede en nuestro entorno. El consumo de contenidos informativos está evolucionando, e Internet ha cobrado una importante relevancia en la vida de las personas, convirtiéndose en una herramienta que permite la inmediatez de las noticias.

Actualmente, con los canales digitales (Facebook y Twitter como ejemplo) es muy fácil que se conozca “lo que se dice” sobre algún personaje o institución de forma instantánea, por lo tanto, una reputación que tomó años construir, con una errónea declaración o un mensaje mal escrito, ésta puede desplomarse en segundos.

Una imagen negativa se puede cambiar, pero requiere de mayor tiempo, dinero y esfuerzo. Construir una percepción positiva ante nuestros públicos objetivo, requiere de muchos elementos que, perfectamente coordinados, pueden apoyar a la estrategia financiera de las empresas o personas, sin dejar a un lado las estrategias que nos ayudarán a prevenir una crisis o en su caso saber cómo afrontar un evento adverso.