Comunicación Integral

¿Hacia dónde dirigimos nuestros mensajes?

0 Comments
Datos

Guillermo Ballenato en su libro “Comunicación eficaz” plantea que si una comunicación falla y un mensaje no es interpretado adecuadamente ¿se podría afirmar que es responsabilidad del emisor? y también se pregunta ¿le corresponde al emisor la función de controlar las variables precisas para que el mensaje llegue de modo adecuado?

La respuesta que brinda es sencilla, la mayor parte de la comunicación recae sobre quien emite un mensaje y subraya que quien lo realiza debe esforzarse por conocer a su interlocutor, captar su atención, saber adaptar sus mensajes, buscar el momento adecuado, asegurarse y garantizar que su mensaje ha sido interpretado correctamente.

Ante dichas circunstancias, en la actualidad una empresa, organización o persona, debe analizar cuáles son los canales correctos para dirigir su comunicación hacia sus principales audiencias y debe analizar cuál es el mejor costo-beneficio para magnificar dicha comunicación, pero con su debido enfoque.

Los mensajes empresariales ya no sólo son leídos en pautas publicitarias, también se tiene que pensar que existe un público diferente, que procura informarse y que no sólo recibe datos desde una perspectiva, sino que busca las opiniones de otros consumidores para llegar a generar un criterio. La lealtad se basa en la calidad del producto, pero también en la atención que brinda quien lo produce.

Joaquín Sánchez coautor del libro “Nuevas tendencias en Comunicación” advierte que la eficacia de la comunicación radica en localizar a un público que mira al mismo tiempo diversos medios, pues el reto de las empresas, advierte, es mantener una conversación constante para resultar atractivas con cada contacto con las audiencias.

La comunicación de 360º

Si bien la Comunicación de 360º es una técnica, sus herramientas son totalmente diferentes una de otra, pues ésta abarca desde la difusión tradicional hasta el uso de nuevas tecnologías que incluyen ya a las redes sociales y su modo de interacción con los consumidores.

La comunicación en 360º es una estrategia basada en el constante diálogo de las organizaciones, las cuales asumen un rol comunicador para generar conversaciones al movilizar información con los públicos con los que se relaciona la empresa: empleados, clientes, proveedores, accionistas, medios de comunicación, sindicatos.

Sin embargo, se debe definir de manera estratégica qué se dirá y cómo se dirán los mensajes que se desarrollarán en un sistema de 360º, pues no todos los consumidores son iguales y mucho menos la forma que ahora ellos deciden recibir los mensajes.

Los principales criterios que pueden administrarse en una comunicación 360º son:

Informar: Dar a conocer, socializar, entregar información, difundir un discurso, crear conciencia, generar redes de información, etc.

Posicionar: Instalar, diferenciar, proyectar una imagen corporativa, destacar, sumar valor a una imagen, etc.

Persuadir: Generar una acción, vender, educar, lograr el aprendizaje de una conducta, innovación y hábito, obtener votos, lograr un cambio.

Compartir: Sentimientos y sensibilidades, estados de ánimo, lazos afectivos, unir a través de las emociones, mantener afectos.

Construir comunidad: Crear puentes, establecer relaciones de convivencia, resolver conflictos, generar lazos, negociación y búsqueda de acuerdos con base en intereses comunes.

Fuente: Endomarketing y construcción de diálogo